Historias Navegantes

La piedra del toro

Cerca de Lebu existe una playa donde antiguamente se bañaban las doncellas. Para protegerlas, un toro espantaba a todos los hombres quienes se acercaban. Aprovechando en cierta ocasión, cuando el guardián era un toro nuevo, uno de los hombres logró que este se acercara a los acantilados y una gigantesca ola hundiera al animal.

Desde ese momento, la llamada “Piedra del Toro”, brama furiosa para advertir a los arriesgados hombres que en el fondo del mar sigue la bestia cuidando la playa de las doncellas.

Los Trempulcahue

Las Trempulcahue

Estas criaturas son cuatro ballenas que llevan las almas de los muertos hasta la Isla Mocha, frente a la provincia de Arauco, en Chile. Nadie vivo puede verlas, ya que estas criaturas serían cuatro espíritus de ancianas que cada día son transformadas en ballenas, para realizar esta tarea al atardecer.

Una ciudad sumergida

En Penco, en un lugar que ocupan unas rocas a flor de agua, se ven las torres de una de las Iglesias de la antigua Concepción. Es un resto de la ciudad hundida, que en ciertas ocasiones parece volver a la vida con toda su pompa y esplendor.